A pesar de las tensiones comerciales y de las campañas para reducir el consumo de plástico en América Latina, la industria sigue creciendo en nuestro país, por lo que se esperan números al alta para este 2019. En contraste, aún existen pocas alternativas que contribuyan al cuidado o legislación medio ambiental.

De acuerdo con la Secretaría de Economía en México, la industria del plástico es una de las más dinámicas de la economía. En 2015 representó el 2,5% del producto interno bruto manufacturero y registró una tasa de crecimiento del 4,4%. El valor del mercado de la industria del plástico supera los 23 mil 400 millones de dólares en México, tan sólo entre 2016 y 2017 la industria registró un crecimiento del 6%.

Históricamente el sector del plástico en México ha tenido un desempeño positivo desde 1950, manteniendo un crecimiento constante. Según datos de la Asociación Nacional de Industrias del Plástico (ANIPAC) su desarrollo de consumo obtuvo en el 2015 el 8.8% y el de producción de 7.7%, mientras que las exportaciones de polímeros en 2017 alcanzaron el 1.7 millones de toneladas.

Durante el primer semestre de 2018, la industria del plástico en México se desarrolló de manera competitiva en las exportaciones con potencias como Alemania, Estados Unidos, Canadá y Asia, dejando entrever que los polímeros siguen siendo una de las principales apuestas en la producción de utensilios de diversa índole con un alto consumo per cápita, anualmente 49 kilogramos por persona, cifras poco alentadoras para el planeta.

Pues aunque sabemos del daño en cuanto a la mala disposición de artículos plásticos, el sobre consumo de los mismos y la falta de atención en su reciclaje, generan serias afectaciones en los ecosistemas marinos y terrestres.

reciclar plástico

Diariamente en nuestro país se generan alrededor de 102 mil toneladas de residuos, de éstas se recolectan el 83.93% y tan sólo el 9.63% se recicla (SEMARNAT, 2017), teniendo como resultado cuerpos de agua contaminados, ecosistemas degradados, pérdida de especies y una serie de problemas ambientales a enfrentar como sociedad.

En todo el mundo se realizan distintos estudios sobre los plásticos para conocer, entre otras cosas, su ciclo de vida, su impacto ambiental y en la salud, sus formas de reciclaje o nuevas materias primas para obtenerlo. Una de las áreas que se ha desarrollado en las últimas décadas es la de la obtención de plásticos a partir de materias primas provenientes de recursos renovables.

Un ejemplo de ello es la generación de biopolímeros o plásticos biológicos cuya base es la bacteria Azotobacter vinelandii que genera plástico de manera natural. Por ejemplo, de ella se produce el polihidroxibutirato (PHB), así como otro polímero extracelular de importancia comercial que es el alginato.

Asimismo, otra de las soluciones en las que trabaja la industria del plástico está relacionada con el aligeramiento de productos. Las botellas de PET siguen reduciendo su peso y por tanto su huella ambiental; los proveedores de envases y de tecnología para moldeo, como Stack Teck, han marcado nuevos estándares, con espesores de pared de tan solo 0.2 mm, en algunas zonas de los envases.

Lo anterior no sólo lo están aplicando en empaques sino también en aplicaciones automotrices, ya que el aligeramiento permite conquistar nuevos terrenos en cuanto a eficiencia energética y consumo de combustible.

Bolsas Plásticas

Por su parte, las bolsas plásticas siguen estando en el ojo del huracán. Pese a los esfuerzos de las cámaras y asociaciones ambientales por participar en la discusión legislativa, el “caballito de batalla” sigue y seguirá utilizándose de manera indiscriminada para lograr votos y simpatías políticas.

Frente a esto la recomendación particular de Juan Antonio Hernández, líder gremial de ANIPAC en México, es participar en la discusión a través del trabajo de cámaras y no esperar a que otros hagan el trabajo por nosotros.

UBIK, una startup mexicana, fundada en 2018 por Juan Carlos Flores y Ana Graciela Rodríguez Velázquez, permite conectar a nivel nacional a las personas que participan en el desarrollo de un proyecto con los arrendadores de maquinaria o equipos especializados de diversas industrias de forma fácil, rápida y segura, así como fomentar la productividad y la competencia leal bajo un marco legal. Convirtiéndose así, en la opción clave para el enlace entre proveedores con tecnologías renovables y las distintas industrias que las requieren.

Last modified: 15 mayo, 2019

Comments

Write a Reply or Comment

Your email address will not be published.