Se espera un repunte en el área de construcción para este año principalmente en tres megaproyectos: el aeropuerto de Santa Lucía, el Tren Maya y la Refinería de Dos Bocas. A continuación, describiremos brevemente un poco de qué se tratan estos proyectos, objetivos, características y principales retos.

Aeropuerto de Santa Lucía

Aeropuerto de Santa Lucía

De acuerdo con el Gobierno de México, el aeropuerto que se ubicará en el municipio de Zumpango; Estado de México; comenzará a funcionar en 2021; sin embargo, su máximo potencial podrá verse hasta 2069. El aeropuerto tendrá capacidad para mover, en una fase inicial, a 20 millones de pasajeros, pero se espera que llegue a tener capacidad para 80 millones.

Su objetivo principal es desahogar la congestión aeronáutica que enfrenta el actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Según información del General brigadier Gustavo Ricardo Vallejo Suárez, Santa Lucía tendrá un costo de 68 mil millones de pesos más IVA, considerando la interconexión con el aeropuerto internacional de la CDMX que actualmente está en funciones.

El proyecto del Aeropuerto Internacional de Santa Lucía (AISL) incluye una pista de 5.1 km, otra de 4.6 km, una base aérea de 4.7 km2, una torre de control, una terminal con 33 posiciones, pistas de rodaje y un edificio de servicios. La superficie del proyecto de Santa Lucía sería de 23.2 kilómetros cuadrados.

Aeropuerto Internacional de Santa Lucía

El plano de la obra incluye un área designada a una futura ampliación, un área urbanizable de 62 hectáreas y un área para los servicios aeroportuarios, además de sistemas modernos de navegación PBN, tecnología basada en la perfomancia de los aviones con orientación satelital. Se espera que el aeropuerto sea: funcional, económico y sostenible.

También tendrá una clave de referencia de aeronaves cuatro E o cuatro F. Además, el aeropuerto tendrá un sistema de aproximación ILS de categoría III-C que, aseguró Vallejo, “las aeronaves realicen sus operaciones en bajas condiciones de visibilidad con seguridad”.

Se prevé también la construcción de una estación intermodal de pasajeros para permitir el arribo, por ejemplo, del tren ligero y autobuses de pasajeros. La vía de interconexión entre el AISL y el actual aeropuerto de la Ciudad de México costará 10 mil millones de pesos y se podrá recorrer en 35 minutos.

El AISL realizará alrededor de 190 mil operaciones en su desarrollo inicial, cifra que podrá expandirse hasta las 750 mil.

Tras la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México, el primer obstáculo para las pistas de Santa Lucía ha sido con los tenedores de deuda del proyecto de Texcoco, que han rechazado en múltiples ocasiones la recompra de bonos del gobierno. El segundo es la viabilidad técnica, que ha sido criticada por múltiples organismos internacionales.

Tren

Tren Maya

El Tren Maya es un proyecto de transporte masivo de pasajeros por ferrocarril, actualmente en construcción. Su objetivo es impulsar el desarrollo socioeconómico de la región y las comunidades locales; fomentar la inclusión social y la creación de empleo; promover y resguardar las culturas indígenas locales; proteger y rehabilitar las Áreas Naturales Protegidas en la Península; así como fortalecer la industria turística en México y apoyar el ordenamiento territorial de la Península.

El recorrido del Tren Maya comprenderá dos líneas ferroviarias: la línea FA, ya existente, Palenque-Escárcega-Mérida-Izamal, y la línea FY, en construcción, Escárcega-Bacalar-Cancún-Izamal, atravesando los estados mexicanos de Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo. Dicha construcción comenzó formalmente el 16 de diciembre de 2018 en Palenque.

Tren Maya

Se prevé que su construcción termine en 4 años (diciembre de 2022), y que abarque 15 estaciones: Palenque, Tenosique, Escárcega, Ciudad de Campeche, Mérida, Izamal, Chichén Itzá, Valladolid, Cancún, Puerto Morelos, Playa del Carmen, Tulum, Felipe Carrillo Puerto, Bacalar y Calakmul.2​

Las locomotoras serán de biodiesel híbridas y correrán a una velocidad máxima de 160 kilómetros por hora.

El gobierno entrante ha referido que la inversión se prevé en 150 millones de pesos, los cuales se obtendrían a través de inversión mixta (iniciativa pública y privada). Por su parte, se plantea que en 2024 se atienda a 8 mil turistas diarios en la zona sur de la Península de Yucatán, particularmente en el tramo de Palenque a Calakmul, lo que daría casi tres millones de pasajeros al año.

Uno de los grandes retos que enfrente este proyecto es el hecho de que el trazado del tren atraviesa la reserva ecológica de Calakmul, reconocida como Patrimonio Mixto de la Humanidad por la UNESCO, lo cual ha generado debates por el impacto ecológico que pudiera tener la obra en la zona. Ante ello, sus responsables han dicho que la tala de árboles será mínima, dado que se usarán líneas de ferrocarril ya construidas, así como carreteras y tendidos eléctricos.

Refineria

Refinería de Dos Bocas

Con el objetivo de contribuir a la autosuficiencia energética e incrementar la elaboración de productos de mayor valor agregado en el país, cuidar la balanza comercial e impulsar el desarrollo económico y social del sureste mexicano, el Gobierno mexicano impulsa la construcción de la Nueva Refinería en Dos Bocas, Tabasco; El séptimo complejo refinador de combustibles de Petróleos Mexicanos (Pemex).

Se espera que la nueva refinería que se ubicará en Paraíso, Tabasco; tenga una capacidad de procesamiento de 340 mil barriles por día para obtener 170 mil barriles de gasolina y 120 mil de diésel, y que también refine el hidrocarburo que se produce en las zonas petroleras de Tabasco, Campeche y Veracruz.

La inversión para este proyecto se prevé sea de 160,000 millones de pesos (8,000 millones de dólares). Para 2019, el gobierno destinó 50,00 millones de pesos para su construcción. Después de mucha discusión el proyecto estará completamente a cargo de Pemex y no habrá licitaciones.

Proyecto Refineria

El proyecto comprenderá 17 plantas de proceso, 93 tanques y esferas de almacenamiento en una construcción de 566 hectáreas.

De acuerdo con especialistas el gran reto de este proyecto es que las empresas privadas ya venden cerca del 25% del consumo nacional de gasolina, de acuerdo con la calificadora Moody’s, al tiempo que otras empresas, como BP y Chevron, han anunciado proyectos de almacenamiento de combustibles importados. También se rehabilitará el resto de las refinerías que pueden producir 70% de la demanda nacional. En el largo plazo, la refinería se enfrentará al cambio de paradigma energético de los autos eléctricos.

Si tu estas involucrado en el desarrollo de alguno de estos proyectos de construcción o algún otro, te invitamos a conocer UBiK, una herramienta que conecta a las personas y empresas que participan en el desarrollo de proyectos de este tipo con los dueños de máquinas o equipos especializados. UBiK divide su oferta en nueve sectores: aeronáutico; construcción; forestal; minería; agrícola; medicina y laboratorio; equipo especial; marítimo y anfibio; y por último petróleo, gas y energía.

Conocer el catálogo de equipo para construcción con el que contamos y registrarse, es muy fácil, sólo visita: https://www.ubi-k.net

Last modified: 27 junio, 2019

Comments

Write a Reply or Comment

Your email address will not be published.