El mantenimiento de los equipos en cualquier sector es de gran importancia, su principal objetivo es garantizar la producción, la calidad y mantener la funcionalidad adecuada de las máquinas aumentando su vida útil.

En este sentido, el mantenimiento más que considerarse un gasto debe verse como una inversión: aquella unidad de negocio, con independencia de su tamaño o de la cantidad de equipos que formen su activo que adopte un plan de mantenimiento, tendrá más posibilidades de alcanzar una ventaja competitiva en su sector a medio-largo plazo.

Hoy día aún existe la creencia de que esto es algo innecesario y de poca relevancia, sin embargo, los problemas y el mal funcionamiento de los equipos pueden afectar seriamente el ingreso o el costo del ejercicio, además de dañar la reputación de la empresa.

Tipos de mantenimiento

Como ya mencionamos el mantenimiento es un tema serio en cualquier sector y lo es también para cualquier equipo, a continuación, listamos los tipos de mantenimientos y sus alcances.

Mantenimiento Correctivo: Es el conjunto de tareas destinadas a corregir los defectos que se van presentando en los distintos equipos y que son comunicados en calidad de urgencia por los usuarios de estos. Muchas empresas optan por el mantenimiento correctivo, es decir, la reparación de averías cuando surgen. Más del 90% del tiempo y de los recursos empleados en mantenimiento se destinan a la reparación de fallos.

Mantenimiento Preventivo: Es el mantenimiento que tiene por misión mantener un nivel de servicio determinado en los equipos, programando las intervenciones de sus puntos vulnerables en el momento más oportuno. Suele tener un carácter sistemático, es decir, se interviene aun cuando el equipo no haya dado ningún síntoma de tener un problema.

Mantenimiento Predictivo: Es el que persigue conocer e informar permanentemente del estado y operatividad del sistema mediante el conocimiento de los valores de determinadas variables. Para aplicar este mantenimiento, es necesario identificar variables físicas (temperatura, vibración, consumo de energía, etc.) cuya variación sea indicativa de problemas que puedan estar apareciendo en el equipo. Es el tipo de mantenimiento más tecnológico, pues requiere de medios técnicos avanzados, y en ocasiones, de fuertes conocimientos matemáticos, físicos y/o técnicos.

Mantenimiento Cero Horas (Overhaul): Es el conjunto de tareas cuyo objetivo es revisar los equipos a intervalos programados bien antes de que aparezca ningún fallo, bien cuando la fiabilidad del equipo ha disminuido apreciablemente de manera que resulta arriesgado hacer previsiones sobre su capacidad productiva. Dicha revisión consiste en dejar el equipo a Cero horas de funcionamiento, es decir, como si el equipo fuera nuevo. En estas revisiones se sustituyen o se reparan todos los elementos sometidos a desgaste. Se pretende asegurar, con gran probabilidad un tiempo de buen funcionamiento fijado de antemano.

  • Mantenimiento En Uso: es el mantenimiento básico de un equipo realizado por los usuarios del mismo. Consiste en una serie de tareas elementales (tomas de datos, inspecciones visuales, limpieza, lubricación, reapriete de tornillos) para las que no es necesario una gran formación, sino tal solo un entrenamiento breve.

 

Bonus: Ventajas y desventajas del mantenimiento correctivo.

El mantenimiento correctivo como base del mantenimiento tiene algunas ventajas indudables:

  •  No genera gastos fijos
  •  No es necesario programar ni prever ninguna actividad
  •  Sólo se gasta dinero cuanto está claro que se necesita hacerlo
  •  A corto plazo puede ofrecer un buen resultado económico
  •  Hay equipos en los que el mantenimiento preventivo no tiene ningún efecto, como los dispositivos electrónicos

Las desventajas más importantes son:

  • La producción se vuelve impredecible y poco fiable. Las paradas y fallos pueden producirse en cualquier momento.
  • Supone asumir riesgos económicos que en ocasiones pueden ser importantes
  • La vida útil de los equipos se acorta
  • Impide el diagnostico fiable de las causas que provocan la falla, pues se ignora si falló por mal trato, por abandono, por desconocimiento del manejo, por desgaste natural, etc. Por ello, la avería puede repetirse una y otra vez.
  • Hay tareas que siempre son rentables en cualquier tipo de equipo. Difícilmente puede justificarse su no realización en base a criterios económicos: los engrases, las limpiezas, las inspecciones visuales y los ajustes. Determinados equipos necesitan además de continuos ajustes, vigilancia, engrase, incluso para funcionar durante cortos periodos de tiempo
  • Las garantías excluyen los riesgos derivados de la no realización del mantenimiento programado indicado por el fabricante del equipo.
  • Las averías y los comportamientos anormales no sólo ponen en riesgo la producción: también pueden suponer accidentes con riesgos para las personas o para el medio ambiente
  • Basar el mantenimiento en la corrección de fallos supone contar con técnicos muy cualificados, con un stock de repuestos importante, con medios técnicos muy variados, etc.
Last modified: 30 octubre, 2019

Comments

Write a Reply or Comment

Your email address will not be published.