¿Quién no ha caído en un bache? Esa sensación desgarradora en las entrañas que uno tiene cuando escucha el golpeteo de amortiguadores y  mofle contra el concreto en lo que debería ser una calle impecable. Después de todo, se utilizó material de calidad al hacerla, ¿no?

¡México llega al rescate! “Lo que pasa es que cuando llueve, las filtraciones de agua llegan a la sub-base debilitándose, creando una falla y cuando pasa un auto, colapsa. Así es como quise convertir al mayor agente de degradación en un agente de recuperación” explica Israel Briseño, estudiante de la Universidad Autónoma de Coahuila, quien creo una nueva fórmula para pavimento con cualidades autoregenerativas utilizando ese mismo poder de la lluvia.

Paflec, el nombre que la da a su invento, es un componente químico que utiliza caucho de llantas viejas consideradas basura que al entrar en contacto con el agua repara deterioros tales como baches y grietas, tan comunes en las épocas de lluvia en todas las ciudades del país. Dándonos una alternativa amigable con el ambiente, además de disminuir los presupuestos destinados a reparación de deterioro carretero.

Con su creación, Israel ganó el primer lugar del Premio James Dyson 2019, la competencia internacional de diseño que impulsa la nueva generación de ingeniería en diseño; y se perfila para seguir acumulando éxitos.

Last modified: 28 noviembre, 2019

Comments

Write a Reply or Comment

Your email address will not be published.