Aunque no nos guste, esta enfermedad ha generado pánico que escala en problemas de gran magnitud a nivel internacional. Tanto así que no dije qué enfermedad pero en tu cabeza resuena “Coronavirus”.

La organización mundial del trabajo estima que la pandemia potencialmente acabará con hasta 25 millones de empleos a nivel global, impactando a un nivel sin precedentes la economía mundial. Aunque muchas de las cifras que han lanzado diversas organizaciones son estimaciones, las tenemos demasiado cerca y son tan realistas que se vuelven verdaderas amenazas.

Toda la psicosis que se ha generado ha desestabilizado principalmente a las aerolíneas:

Según la IATA (Asociación Internacional del Transporte Aéreo) la industria aeronáutica podría reportar pérdidas de hasta $113,000 millones de dólares por ingresos este año.

Lufthansa, el magnate alemán, anuncio desde hace semanas que reduciría su capacidad hasta un 50% para lidiar con el impacto financiera de la crisis. Decisión tomada tras haber cancelado más de 7,100 vuelos durante marzo.

Flybe, una de las aerolíneas regionales más exitosas de Reino Unido y alrededores tuvo que detener todas sus operaciones de manera repentina el 5 de marzo del presente año, dejando a muchos pasajeros varados. Su página web oficial ahora sólo se limita a un largo anuncio que entre toda su explicación incluye la advertencia “Si usted tiene un viaje pendiente con Flybe, por favor NO VIAJE AL AEROPUERTO a menos que haya arreglado un vuelo con otra aerolínea”.

Aeroméxico tendrá que descansar el 50% de sus sobrecargos. Aprobada por la Asociación Sindical de Sobrecargos de Aviación, se utilizará rotación laboral para reducir su plantilla y hacer frente a los malos tiempos. Aunque originalmente Aeroméxico solicitaba sin destajo recortar la plantilla al 50%, la ASSA solo le permitió utilizar este método para descansar la mitad de empleados durante un mes, aproximadamente 1,360, que no percibirán un salario, pero que regresarán al siguiente y rotarán así por tres meses a partir de abril.

¿De qué nos debemos cuidar?

Es imposible no haberse topado con memes en cantidades industriales en las redes sociales en estos días, sobre todo si tú ya iniciaste la cuarentena recomendada por el mundo.

De las cosas más llamativas que se pueden encontrar están unas capturas de pantallas de los perfiles de ciertos usuarios que claman apoyo de parte del Gobierno Federal y del mismísimo Presidente de México, tomando fotografías y grabando videos de lo perturbador que es estar varado en tierras ajenas. Pero… acompañados inmediatamente por una publicación hecha días u horas antes en las que ellos mismos se burlaban del Coronavirus en sí.

Hay algo curioso, ellos tomaban el virus a la ligera. Y en realidad no han sido contagiados, sino que están padeciendo el impacto económico que trae consigo. Los aeropuertos del mundo están cerrando sus puertas (excepto el de México, por sus propias razones). Ya no hay tantos vuelos, ni destinos. Y todo se está encareciendo.

Muchos están tomando la “cuarentena” como un momento para relajarse del estrés laboral, desentenderse del mundo, y reencontrarse. Pero eso es “romantizar” el problema. Un lujo que solo se da el primer mundo, y los que viven como si fueran primermundistas.

Los comerciantes que laboran en destinos turístico están en estado de emergencia. Muchos emprendedores y empresarios independientes están pasando las de Caín en estos momentos. El verdadero miedo no debe dirigirse al impacto salubre de la enfermedad, que es lo que se está haciendo, sino a atender el desastre económico que todo el mundo, por sensacionalista, está permitiendo.

Mapa en tiempo real sobre el Coronavirus a nivel mundial de la Universidad Johns Hopkins (arcgis.com). Captura 2020.03.23.12:43 UTC-6

Conclusiones

Se estima la potencial bancarrota de aerolíneas a nivel mundial para mayo. Esto nos demuestra que no es el virus el que nos va a matar, sino la desestabilización económica. Es increíble que en pleno 2020, siglo XXI, el mismo en que todas las obras de ficción como las historias de Julio Verne o películas de Robert Zemeckis nos contaban de la grandeza humana, de la unión que tendríamos y la inteligencia superior, estén en lo incorrecto.

A pesar de los avances tecnológicos y estudios de grandes pensadores, no somos más que un grupo de Neandertales que llegaron al espacio, pero incapaces de controlar sus impulsos, el miedo, e ignorancia.

Fuente: bbc.com, forbes.com.mx, eleconomista.com.mx, flybe.com

Last modified: 23 marzo, 2020

Comments

Write a Reply or Comment

Your email address will not be published.