Conmemorando este puente que acaba de pasar, en el cual muchos mexicanos se tuvieron que enclaustrar en sus hogares debido al Coronavirus, no podemos evitar el recuerdo de lo que en su momento fue una gran noticia nacional: la expropiación petrolera. Pero, ¿cómo sucedió?

Si crees que un día el expresidente Lázaro Cárdenas se despertó de ganas de sacar a las empresas petroleras internacionales de nuestro país simplemente para instaurar un día feriado conocido como “expropiación petrolera”, entonces es momento de informarse.

Desde que Porfirio Díaz en su mandato había permitido a empresas extranjeras extraer y refinar nuestro petróleo (para después vendérnoslo de vuelta). Debido a la Revolución Mexicana, todo el mundo tenía cosas más importantes en mente pelear por nuestro petróleo. Pero ya en 1934, el plan sexenal de Lázaro Cárdenas requería tomar el control de los recursos naturales del país, justo como se había establecido en la Constitución de 1917.

Esto más o menos sí lo tenemos en mente, sin embargo el modus operandi no fue nada radical. No se puso de pie sobre un monolito gigante con una pierna frente a la otra y los brazos flexionados con los puños en la cintura cual Power Ranger.

Las condiciones laborales de los trabajadores petroleros en la época eran precarias. Para 1937 la relación entre las empresas y los trabajadores se deterioró aún más y estos últimos se lanzaron huelga, el gobierno de Cárdenas respaldaba sus demandas, pero las empresas extranjeras decidieron alegar que no estaban en condiciones para obedecer.,

Se realizó una investigación para determinar si las empresas estaban en condiciones para pagar todas las prestaciones y salarios correspondientes, el resultado fue algo bastante simple: sí tenían , incluso recursos y ganancias de sobra. El gobierno dio un ultimátum a las empresas, quienes se negaron a pagar justamente y buscaron ampararse sin éxito. Para el 16 de marzo de 1938 se declaró la rebeldía de

El 18 de marzo de 1938 Lázaro Cárdenas envió un comunicado oficial para declarar la expropiación de todas las empresas petroleras, incluyendo todos sus bienes físicos. El incipiente negocio petrolero mexicano en conjunto con la situación política internacional y la guerra le permitieron al país mejorar su economía.

Todo ese esfuerzo y capacidades nacionales para procesar el petróleo se fueron lentamente hacia abajo. Al final, se privatizó <<nuevamente>> esa industria en 2013 tras la reforma energética presentada por el expresidente Enrique Peña Nieto durante su mandato. 

¿Por qué seguimos celebrando oficialmente la expropiación petrolera si ya se ha privatizado de vuelta esa industria? No sé, cualquier opinión es buena.

Fuente: mundomaritimo.cl; vanguardia.com.mx; liderempresarial.com

Last modified: 17 marzo, 2020

Comments

Write a Reply or Comment

Your email address will not be published.