Cada que escuchas el término Batalla de Puebla se te viene a la mente un Ignacio Zaragoza en el billete de quinientos (antes que pusieran a la excelente escritora mexicana que por razones que no comprendemos es mejor recordada por su faceta como pintora, Frida Kahlo).

Pero si te dicen 5 de Mayo y eres estadounidense, piensas en celebrar con ponchos, sombreros y guacamole mientras usas la palabra “Fiesta” con acento americano.

Aprendamos un poco sobre ambas cosas… que son lo misma.

La Historia

Tras la Guerra de Reforma (1858-1861) a través de la cual Benito Juárez inventó el México como lo conocemos, la nación estaba en las ruinas económicamente y había quedado una gran deuda externa para solventar el combate. Específicamente le debíamos millones a España, Inglaterra y Francia.

Era una época distinta, por lo que estas naciones decidieron apoderarse del puerto de Veracruz para presionar y cobrarle a México. En un movimiento diplomático denominado los Tratados de Soledad, el Gobierno de México prometió pagar su deuda en abonos.

Francia no quedó conforme, y decidió utilizar los 80 millones de dólares que le debía como justificación para iniciar una invasión y apoderarse del territorio mexicano en nombre del Segundo Imperio Frances. Con 6,000 hombres avanzó por meses en camino a la Ciudad de México para su captura.

El General Ignacio Zaragoza con 5,000 soldados y tras unas buenas batallas perdidas, el 5 de mayo de 1862 en Puebla se instaló en un par de fuertes esperando a los franceses. Hasta Porfirio Diaz andaba haciéndola de Militar, antes de que le salieran canas.

Con una osada estrategia Zaragoza logró sobrepasar todas las adversidades. Respondiendo en contra de las extrañas y profesionales tácticas francesas, y recibiendo ayuda de Los indios de Zacapoaxtla (que en su mayoría eran de Tetela de Ocampo) quienes andaban descalzos y repartiendo machetazos, porque esto es México; salió victorioso ese día y redactó las famosas palabras “Las armas nacionales de han cubierto de gloria” en una carta al presidente para reportar su éxito.

Una Victoria Política

Aunque fue un momento de gloria, no marco mucha diferencia militar. Sí causo un gran éxito al ser de las pocas invasiones repelidas contra fuerzas foráneas, tanto así que pasó a la historia. Sin embargo no pasó a mucho más que una Victoria Política. Pues un año más tarde los franceses volvieron, esta vez con 35,000 soldados, y después de muchas batallas conquistaron México e impusieron el Segundo Imperio Mexicano. ¿Te suena familiar el nombre Maximiliano de Habsburgo? Pues fue el francés que pusieron como emperador.

¿Dónde quedan los estadounidenses en esta ecuación?

En Estados Unidos el 5 de mayo ha tomado un significado muy especial. Es común verlos celebrando ese día del orgullo latino dándole una importancia tan grande que a muchos los ha hecho creer que es el día de la Independencia de México –cuando el 5 de mayo ni siquiera llega a ser día de descanso obligatorio en nuestro país, y la mayoría de los mexicanos no saben ni qué significa–.

Obviamente no van a celebrar batallas que hayamos ganado contra ellos como La Batalla de Chapultepec (la de los Niños Heroes). Pero, ¿realmente tienen que usar ponchos, sombreros y bigotes falsos?

Las celebraciones iniciaron en California, se realizan anualmente desde 1863, pero se popularizaron en los 80’s debido a campañas publicitarias de alcohol.

Tanto así que las ventas de cerveza el 5 de mayo en Estados Unidos sobrepasan las de fechas más emblemáticas como El Día de San Patricio o el Súper Tazón de la NFL. En 2015 los festejos del Cinco de Mayo generaron más de $735 millones de dólares a nivel nacional en productos cerveceros.

Al parecer el 5 de mayo se ha convertido a nivel internacional en un gran logro histórico y comercial.

Fuente: foxnews.com

Last modified: 5 mayo, 2020

Comments

Write a Reply or Comment

Your email address will not be published.