No se desmiente que exista el virus COVID-19 y su capacidad mortal. Quizá haya que evitar la exageración y temor desmedido. No es tan mortal como lo hacen parecer los medios.

¿Es la cuarentena la mejor opción? ¿Qué habría pasado si no la hubiéramos iniciado? ¿Cómo nos está afectando? Éstas y muchas más preguntas surgen a partir del miedo y la proyección.

Muchos expertos quieren tener las palabras definitivas y dictarnos cómo es que será el final de esta catástrofe. Sin embargo, hay un punto después de la debida prevención y acción donde debemos simplemente recibir los resultados.

Una enfermedad posiblemente endémica

Se ha sugerido que el COVID-19, a diferencia de la única solución que esperan todas las potencias mundiales del mundo con la cuarentena, tampoco creará inmunidad duradera en un ser humano después de haberlo padecido y que la reinfección estará vigente como lo sucede con otras cepas de Coronavirus. 

Si esto sucede, aunque muchos tienen miedo que nos aniquilará, no debería pasar más allá del mismo efecto que tiene una gripe común. Hay mucha gente que ni siquiera se puede levantar de la cama con gripa y otros a quienes ni siquiera se les nota cuando están enfermos. De la misma manera la influenza que anualmente cobra la vida de muchas personas alrededor del mundo, aunque es un problema para el que nos preparamos, especialmente en invierno, no dejamos que detenga nuestra vida.

Más allá de creer que tendremos que cambiar radicalmente nuestra forma de vida y trabajo, se trata de acoplarnos a ella y minimizar el impacto que tendrá salubre, emocional y económicamente.

La situación económica en México

Muchas personas están preocupados por la economía en todo esto. SI analizamos los números obtenemos números que no precisan ser bonitos y debe tomarse una postura objetiva, y hasta un tanto deshumanizada, para apreciar todo su alcance.

En una proyección dada a conocer el 19 de marzo de 2020 el equipo del subsecretario de Salud en México, López-Gatell, mencionó que en un caso pesimista en México habría hasta 2,000 muertes por el virus. Sin embargo, ¿qué ha costado disminuir este número? Pues se implementó la famosísima cuarentena. Muchos negocios tuvieron que cerrar sus puertas y aún sigues decidiendo cómo es que lidiarán con la nómina de sus empleados, si es que siguen teniendo empleados.

La Secretaría del Trabajo recientemente informó que 346,878 personas ya perdieron su empleo oficialmente en este país –sume usted los casos no registrados– y muchos tienen incertidumbre sobre qué pasará. Este número afecta aún más, pues muchos de esos son los proveedores de familias enteras que dependen de ellos.

¿Es mejor tener 340,000 desempleados que 2,000 muertos? Desde una perspectiva económica no.

Un respiro para el planeta

Con videos y fotografías de fauna natural apoderándose de las calles de ciudades en cuarentena, y una disminución ligera en emisiones contaminantes de las industrias puede observarse el lado positivo.

La humanidad se está acabando los recursos de la Tierra sin reparo alguno. No había momento en que disminuyera siquiera un poco esto, hasta ahora. Quizá la negación reina en un principio, pero al final hay que entender que este planeta seguirá existiendo con o sin nosotros. No somos tan importantes, pero si queremos seguir con vida tenemos que cuidar de los recursos que ofrece el mundo, desde las materias primas más obvias y clásicas como la madera que nos dan los árboles, hasta las más invisibles como la frescura del aire.

Aunque hay una sobrepoblación arbitraria por 3 mil millones de personas y la única manera de solucionarlo es disminuyendo y eventualmente eliminando esa cifra, por lo menos unos meses de respiro para este planeta nos ayudarán a disfrutar de las bondades de la vida un tiempo mayor.

Permitir que la contaminación disminuya, más plantes crezcan, y dejar de quemar recursos a diestra y siniestra temporalmente, sí está haciendo un cambio por el planeta. Muy pequeño, así que hay que encontrar formas de magnificarlo.

¿Valió la pena?

 

No nos queda mas que esperar a que se resuelva esta situación para contestar esta pregunta. Sin embargo, la respuesta siempre dependerá de la perspectiva con que se observe el resultado.

Pase lo que pase, tendremos una situación económica, social y emocional con que lidiar una vez que esta locura del COVID-19 concluya, y como sociedad se tendrá que salir adelante. Naturaleza humana.

Fuente: excelsior.com, eluniversal.com.mx, ncbi.nlm.nih.gov

Last modified: 20 abril, 2020

Comments

Write a Reply or Comment

Your email address will not be published.